image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text
abogada migrantes

Clínica Jurídica de Derecho UdeC ganó caso de niña que era considerada apátrida

En la Vicerrectoría de Relaciones Institucionales y Vinculación con el Medio se presentó el caso de una niña apátrida a la que le fue gestionada la nacionalidad chilena gracias al trabajo de la Clínica Jurídica de la Carrera de Derecho UdeC, iniciativa que existe desde 2013 a partir de un convenio de cooperación firmado con el Instituto de Formación y Capacitación Popular, Infocap.

La clínica está dirigida por el abogado Jorge Congreve e integrada por las profesionales Constanza Álvarez y Valentina Rioseco. Desde sus inicios se dedicaron a la atención de trabajadores y estudiantes de la llamada “Universidad del trabajador”, hasta que comenzaron a llegar ciudadanos dominicanos, ecuatorianos y bolivianos, principalmente que presentaban problemas comunes del derecho y conflictos propios de Extranjería. En la actualidad llevan cerca de 70 casos atendidos.

El Vicerrector de Relaciones Institucionales y Vinculación con el Medio de la UdeC, Jorge Rojas, destacó la “excelente iniciativa” de la Facultad y enfatizó en la importancia de ser un país multiétnico e inclusivo.

“Aprovecho de felicitar al Decano y a Valentina Rioseco por encabezar el caso. Sin duda, la migración es un problema mundial y Chile cada vez recibe más extranjeros. Tenemos una natalidad muy baja y necesitamos trabajadores de todas las edades y profesiones, por ende debemos avanzar en reconocer al otro y enriquecernos con la biodiversidad cultural”, dijo.

Jenny Amaguaña es la madre ecuatoriana de la menor apátrida, quien tras intentarlo por tres años logró obtener la nacionalidad chilena al encontrar la ayuda de la Clínica Jurídica de la UdeC. Valentina Rioseco explicó que este extraño fenómeno se debe a una interpretación del Departamento de Extranjería y Migración.

“Antes, Migración entendía que los hijos de extranjeros transeúntes debían ser inscritos sin nacionalidad. Aunque eso está establecido en la Constitución, se entendía que estos extranjeros no eran solamente las personas que estaban de paso en Chile, sino que todo extranjero que estuviera en una situación irregular, entonces si a una persona se le había vencido la visa y en ese intertanto tenía un hijo, éste era considerado como apátrido”, afirmó Rioseco.

Asimismo, contó además que tras conocer el caso de Amaguaña se acercaron al Registro Civil, donde se les negó la inscripción de la menor. “Tras esto nos dirijimos al Departamento de Extranjería y Migración solicitando que reconocieran la nacionalidad. Luego de enviar un oficio pudimos ir al Registro Civil a inscribirla, Jenny estaba muy emocionada y contenta”, señaló la abogada.

Cabe destacar, que el Departamento de Extranjería y Migración modificó esta interpretación en 2014 y desde ese momento, independiente de la condición de los padres, los niños que nacen son inscritos como chilenos.

La abogada Rioseco, enfatizó que pretenden ser un referente para todo el sur y “aportar los servicios necesarios para que puedan contar con nosotros, queremos ser lo suficientemente públicos y conocidos para que quienes lo necesiten se acerque a nosotros”.

Por su parte, el Jefe de Carrera (s) de Derecho, Günther Besser, valoró el trabajo realizado en éste y en el resto de los casos de migrantes. “Ser ciudadano chileno implica estar bajo la protección de todos los estamentos que dicen relación con salud, educación y protección de la infancia, ahí radica la importancia de este primer caso, donde logramos la nacionalidad de la menor, por esto, esperamos seguir ayudando a más extranjeros, ya que la defensa de los derechos humanos de la población migrante es una necesidad urgente para la región y el país”, aseguró.

Panorama UdeC

AGENDA

NO HAY EVENTOS AGENDADOS

Newsletter número 8
BOLETÍN VRIM