image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text
el buen vivir andino 2

Destacado economista ecuatoriano expuso en la UdeC sobre el buen vivir

Que el buen vivir de los pueblos andinos puede ser un aporte para construir otro tipo de sociedad fue una de las ideas centrales de la exposición que el economista ecuatoriano, Alberto Acosta, ofreció en la UdeC, invitado por la Vicerrectoría de Relaciones Institucionales y Vinculación con el Medio (Vrim) junto a la Facultad de Ciencias Sociales.

“Hay ejemplos, hay respuestas, hay esperanzas para cambiar el mundo”, dijo el ex presidente de la Asamblea Constituyente en el primer periodo de Rafael Correa, al hablar del sentido del Samak Sumay o Suma Qamaña, que es como los pueblos originarios de Ecuador y Bolivia denominan al buen vivir, respectivamente.

“Es una concepción de mundo que aparece desde el ámbito indígena”, explicó Acosta, señalando que en ella confluyen valores, ideas, experiencias y, sobre todo, prácticas para organizar la vida de otra manera, “buscando una relación de equilibrio, de armonía de los seres humanos, viviendo en comunidad, y de ellos con la naturaleza, con los seres vivos no humanos”.

El investigador agregó que estas concepciones tienen una larga historia; pero que fueron invisibilizadas “por más de 500 años de conquista y colonización (porque la colonización no terminó cuando se fueron los españoles, dijo)”, y comenzaron a emerger con los movimientos indigenistas que nacieron a fines de los 90, convirtiéndose en la actualidad en un tema recurrente en los debates sobre desarrollo en distintos puntos del globo.

“En Bolivia y Ecuador toman mucha fuerza hace unos diez años, cuando se plasman estas ideas en las respectivas constituciones constituciones”, indicó. Esto -comentó- fue parte de un proceso en el que no solo se dio reconocimiento a los pueblos indígenas, sino que también fueron incorporados como sujetos políticos, “portadores de su propia visión de mundo” y con propuestas para la construcción social.

El ex ministro de Energía y Minas expresó que aunque hay una gran valoración del buen vivir, también hay una tendencia a “vaciarlo de contenido”, para ser convertido en un elemento de propaganda gubernamental o en un dispositivo de poder que es lo que, a su juicio, ocurre en Ecuador y Bolivia. “(…) No están impulsando ninguna propuesta del buen vivir, están modernizando el capitalismo; no hay nada novedoso en estos gobiernos, donde constitucionalmente se ha establecido el principio básico del buen vivir”, indicó.

Por otro lado, señaló que si bien, no es posible trasladar la experiencia del buen vivir a otras realidades, sin una reflexión previa, lo importante es aprender de sus ideas, “aunque son difíciles de aprehender desde una visión de la civilización occidental”.

De acuerdo al investigador, el buen vivir se expresa hoy en una serie de retos para las sociedades y que significan “abrir la puerta para discutir cuestiones que aparentemente son indiscutibles”, como por ejemplo, el debate sobre desarrollo y crecimiento económico.

En la oportunidad, el titular de la Vrim, Dr. Jorge Rojas, destacó la trayectoria de Acosta y sus aportes científicos a la discusión internacional sobre nuevas alternativas de desarrollo, “que está creciendo en muchos lugares con motivo de la crisis del modelo capitalista y el modelo neoliberal”.

Publicado originalmente en Panorama UdeC

AGENDA

NO HAY EVENTOS AGENDADOS

Newsletter Mayo 2017
BOLETÍN VRIM