image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text image_alt_text
IMG_4468

Impulsor de la Banca Ética dictó una conferencia en la Universidad de Concepción

Un llamado a reformular la educación, a valorar las humanidades y a formar a los jóvenes para que sean libres, creativos y solidarios, es el que realizó Joan Melé, impulsor de la Banca Ética en España y que este martes se presentó ante más de 100 asistentes en el auditorio Salvador Gálvez, de la Universidad de Concepción.

En la actividad, patrocinada por la Vicerrectoría de Relaciones Institucionales y Vinculación con el Medio (Vrim) de la Universidad de Concepción, el especialista español se refirió a la necesidad de realizar cambios en la sociedad y uno de ellos es desarrollar un sistema bancario distinto, enfocado en las personas, la rentabilidad social y la transparencia, lo que implica, una nueva forma de entender la vida.

Melé destacó que la Banca Ética –creada en Holanda en 1971- no es una utopía, pues hoy existen más de 40 entidades financieras con esta orientación. Agregó que la gran diferencia con el modelo tradicional es que entrega claridad respecto a sus criterios de inversión, es decir, en qué proyectos se confía el dinero y a quién se le presta, enfocándose en propuestas de carácter social, ecológico o educativo, las que deben tener un impacto positivo en la comunidad.

Para el español, el éxito los bancos éticos no depende de la buena voluntad de los inversionistas o en la cantidad de capital, sino que se basa en contar con profesionales, asesores financieros expertos en las temáticas, capaces de analizar globalmente las propuestas. Por ello, recalcó, “invertimos sólo en lo que conocemos y no especulamos”.

De igual forma, el énfasis de la Banca con Valores está en que el negocio no se sustenta en el crédito de consumo, pues su principal norte es luchar contra la tendencia al consumismo. En este sentido, Melé resalta la importancia de la educación financiera para las nuevas generaciones, no para enseñarles a gastar o competir en el mercado, sino para visualizar un cambio en el sistema económico. En este contexto, subrayó que esta falta de formación se manifiesta en que los bancos llegan tempranamente a las universidades a ofrecer tarjetas y créditos a jóvenes sin poder adquisitivo, pero con una gran tendencia al consumo y sobreendeudamiento.

Experiencia chilena

El banquero y asesor de Triodos Bank plantea que este ejemplo europeo, bien puede ser replicado en el contexto latinoamericano, no como empresas nacionales, sino como un banco continental que convoque a ciudadanos de distintos países, entre ellos Chile.

“Es muy difícil crear un banco, pero es una necesidad contar con una banca desde esta perspectiva”, recalcó Joan Melé, agregando que otra de sus características es el carácter relacional, pues se fomenta la interacción y el desarrollo de lazos entre los clientes, que permiten el financiamiento colaborativo.

Si bien la legislación chilena tiene altas exigencias de recursos para dar origen a un banco, hay experiencias que se basan en las ideas de Melé, como el proyecto Doble Impacto, una plataforma prototipo que trabaja sobre la base de un sistema financiero orientado a la repercusión social, y a través del cual, a la fecha, cinco proyectos y ocho empresas han recibido apoyo.

Sebastián Cantuarias, impulsor de esta plataforma, señala que el primer paso para crear una nueva banca es el compromiso ciudadano, lo que se refleja en que cuentan con decenas de pequeños inversionistas que aportan al financiamiento de los proyectos aceptados.

Durante la inauguración de la actividad, Rafael Figueroa, Director de Vinculación Social de la Vrim, destacó que el apoyar iniciativas como éstas se sustentan en los principios de la Universidad y en los objetivos de la Vicerrectoría, orientados hacia el fomento de acciones en pro de la comunidad y que representen la idea del “desarrollo libre del espíritu”, como lo indica el himno de la Universidad de Concepción.

AGENDA

NO HAY EVENTOS AGENDADOS

Newsletter VRIM Junio 2017
BOLETÍN VRIM